Una Mirada al Mundo Portugués

A edição desta semana dá voz  aos insurrectos, os que saem fora da norma e seguem a sua própria voz, como os meus convidados. 

h facebook h twitter h pinterest

La galvanizadora teatral

Escrito por  yvette vieira fts ana pessoa e raul pinto

Sofia Ângelo es la directora artística del teatro Carnide. Pero no sólo se limita a dirigir este espacio teatral, sino que también escribe, encena y actúa en muchas de las obras que suben al escenario de esta compañia que se define por la originalidad creativa de sus obras.

Eres una actriz, directora, y encenadora para el teatro. Estos tres hilos te habitan, pero cuál es el primero y por qué decidiste seguir estos otros caminos en el teatro?
Sofia Ângelo: En primer lugar, tomé clases de teatro para el teatro como actriz, luego empecé a escribir y tuve clases de interpretación y más tarde sentí el deseo de crear, escribir textos. Estuve en Barcelona por un tiempo, luego entré a la Escuela de Teatro y Cine y allí empecé a identificarme más con la producción textual y crear pequeñas obras de teatro, espectáculos. Dejé un poco el trabajo como actriz, comencé a identificarme más con la creación y tenía muchos encenaciones mientras estaba en escena, nunca hice una sola cosa. Como regla general, en una temporada tengo en promedio dos o tres presentaciones, en el teatro Carnide donde estoy, y en el medio, una obra en la que soy la directora y autora del texto que está en el escenario. Es casi una metodología, además de que enseño clases y siempre trato con mis alumnos de alimentar esta voluntad de creación a partir de las herramientas que posee el actor, también hago sus presentaciones y creo espectáculos para mí.

Cuando se trata de obras de teatro eres muy dueña de gran parte de sus textos? Es decir, escribes, encenas y los pones en escenario, sueles dar tus obras a otros directores para que muestren una visión diferente de tus ideas?
SA: Creo que mis obras siempre deben ser reutilizadas hasta cierto punto, para que también puedas obtener una visión de los demás sobre lo que escribiste. Esto me parece muy interesante. De todos modos, he tenido algunas situaciones en las que algunos estudiantes del Conservatorio pidieron que usar mis textos, mis obras para trabajar, y me gustó esa idea. Independientemente de si son mis obras o no, siempre hay un aspecto que trato de trabajar con mis actores, un texto que escribo puede estar lejos de lo que pienso que son las preocupaciones de los actores podrían tener. Qué quiero decir con eso? He escrito varias escenas, pero hay textos que voy a escribir mientras trabajo con los actores. Y por lo tanto, en esta medida, no siento que sean míos única y exclusivamente. Por supuesto, soy yo quien los escribo, entonces soy yo quien los dirige, pero siempre comienzo desde las preocupaciones y retos escénicos que pongo a los actores y de ahí elaboro textos. Sucede a veces que cuando voy a ensayar con los actores hay nuevas frases que provienen de sus improvisaciones y de las pistas escénicas que puse para que colaboren conmigo.

Es muy difícil escribir, escenificar y actuar en el escenario y tener cierta distancia de tu propio trabajo. Eres muy crítica o no?
SA: Durante la temporada estoy como directora y escribo los textos, entonces estoy en otra obra como actriz. He hecho esto un par de veces, obras que he presentado y realizado, pero no es algo que me gusta hacer porque creo que es muy importante tener cierta distancia, como dijiste. Es posible, pero es más difícil, una directora se vuelve más iluminada cuando provoca la esencia del objeto artístico y si te involucras demasiado en la escena, pierdes la capacidad crítica de lo que se está haciendo. No creo que en el pasado hubiera sido malo, hice este experimento tres veces en 12 encenaciones y creo que aclara que no es algo que me gusta poner en escena un texto mío y actuar en él.

Hablemos de las obras que escribiste, tienes en escena, "Que Frô?" que es una obra que viene de una observación que has hecho a lo largo de los años y el elenco es prácticamente masculino.
SA: Sí, todo es masculino.

En la escritura, cómo haces como mujer ponerte en los zapatos de seis hombres diferentes?
SA: Creo que fue uno de los grandes desafíos que decidí ponerme a mí misma. Cómo manejaría una mujer a seis hombres? No es una tarea muy difícil, pero, qué características tienen estos hombres en la escena y cómo los decodifico para crear una partitura dramatúrgica y dar sentido al espectáculo? Tomé mucha observación de aquellos hombres que llamaron "Qué frô", eran vendedores que nos llamaban para vender rosas, que a menudo caminaban en el Bairro Alto y tenían un lado muy teatral. Imagina que estabas con una persona para cenar y de repente esta intromisión tiene una tensión dramática, que tiene un sentido más que exageración, es teatral, comprar o no esta rosa? Lo haces o no? Si les das lo que esto significa? Y si no lo haces? Y en la calle cuando conocisteis a estas personas, siempre había mucha confusión, algunas siempre trataban de negociar el precio y otras eran más desagradables con los que "qué frô" Así que esto realmente le pasó a alguien que era un personaje. Y como todo esto creó una cierta inestabilidad en las personas, pensé que yo mismo estaba perdiendo esta dinámica de la espontaneidad de la oferta, los que aparecieron junto a nosotros nos hicieron pensar, por qué no ofrecer una Rosa? Una cosa tan hermosa, tan espontánea, en un mundo donde todo está por mensajes y whatapps. No lo es así? Hoy en día nadie ofrece espontáneamente una rosa y se la da a alguien. Esta saudade, es un término muy portugués, en relación con un extranjero que es el "qué frô" también nos pertenece, a causa de nuestra memoria colectiva. Estuve pensando en esto durante algún tiempo y decidí reunir a seis actores que conozco y que muchos de ellos ya habían trabajado conmigo. Pensé que iba a hablar de esto con ellos, qué experiencias había tenido con estos vendedores de rosas, y recordar algunas de las historias que tuvieron con el "qué frô" Mi desafío era saber quiénes son estos seis hombres, con sus historias de las personas que cuidan de rosas.Y por qué cuidar de las rosas? Porque la idea inicial del espectáculo parte de los recuerdos de una figura escénica que recuerda la experiencia de "qué frô" y hay un actor que tiene una posición dramatúrgica jerárquica claramente superior a los demás y por qué? Ha sembrando, plantando y cuidado sus rosas, lo hace en este momento y convoca a todos los demás para cuidar de sus flores, en el fondo cuidan de sus manchas, de sus problemas, siempre teniendo un paralelo con las rosas. Hay seis hombres que se vuelven frágiles cuando cuidan flores y que hablan de sus vidas casi en un contexto de intimidad.

Tienes otras obras que escribiste, pero a menudo te refieres a "Poltrona"?
SA: Es cierto que estas dos obras, "Poltrona I" y "Poltrona II" son las dos en las que estoy en la escena. Estos son los únicos espectáculos en los que lo permito, precisamente porque es un espectáculo muy particular, casi biográfico. Escribí esta obra en un momento en que pensaba mucho en cómo podía encontrarme, revelándome en el teatro. Es una idea de la radiografía, cómo funciona y es casi una fotografía más íntima y con la que no nos identificamos, parece una cosa extraña. Sin embargo, es el retrato más interno que tenemos y he trabajado duro en él, que era básicamente una radiografía? Desarrollé la dramaturgia de estos dos espectáculos basados en una consulta de psicoterapia en la que la persona habla con un terapeuta, donde abordaron varias preguntas y se abre y cierra la luz sobre las varias radiografías que estaban detrás. Hay un montón de mi escritura y las dos obras se construyen todos antes de ir al escenario y por lo general esto no sucede. Esto da la idea de lo importante que son para mí, ya los escribí y como dije antes, como regla, escribo una parte de la obra textual y luego descubro las otras partes en la creación con los actores, pero en el caso de "Poltrona" eran textos que escribí en un momento y luego para la escena, sólo los desarrollé desde allí.

Se te ocurrió escribir, montar un monólogo y ponerte en esa posición en el escenario?
SA: Creo que sería más interesante que alguien me escribiera un monólogo. Precisamente porque creo que el teatro no es sólo un lugar en sí mismo, sino un lugar de revelación sobre sí mismo y cuando me aproximo a él, hablo del actor en el escenario y del creador en esa misma posición. Y de nuevo, cuando escribí las dos obras de teatro "Poltrona" descubrí cosas nuevas sobre mí que creo que pueden llegar al público y que pueden entenderlas. Creo que pueden simpatizar con algunas de las escenas, porque es inevitable en el teatro que hay empatía con lo que está sucediendo, podemos ver lo que eso significa incluso a través de la emoción. Es muy interesante cuando pienso que ya he escrito todo y mientras estoy en la escena me doy cuenta de lo que es revelador, es como una radiografía, y no en el sentido de que estoy aquí para cumplir algo para mí, no, aquí porque creo que la gente también encontrará algo sobre sí mismos cuando están viendo este espectáculo. Así que lo que creo es mucho como lo que alguien me escribió y eso me haría escribir muchas más cosas, algo que nunca he descubierto todavía que voy a encontrar y eso me parece que es más difícil. Creo que escribir sobre mí también sería interesante, pero no sé si sería tanto desde un punto de vista creativo, sería para aquellos que escriben y sin duda un gran desafío para aquellos que lo hacen.

Es eso lo que trajiste contigo cuando fuiste actriz en "Catch My Soul"?
SA: Ya conocía al director, Rui Neto y como responsable de la dirección artística del Teatro Carnide prefiero una colaboración, ya que ya habíamos trabajado juntos. En "Catch my soul" lo que me atrajo fue el texto, porque ya lo había elaborado, ya lo sabía y los propios desafíos que aparecen en la escena eran muy motivadores en términos de crecimiento, había áreas de trabajo que para mí eran importantes, incluso creativamente. Rui Neto me dio un espacio para crear una idea que ya tenía y a veces esto es difícil, no siempre podíamos hacer eso, pero sentía que no estaba pegada a nada y que podíamos probar muchas maneras de decir, estar en escena con esos textos y encontré esto importante.

Y para ti, como actriz, qué aprendiste del personaje?
SA: Lo que aprendí si podemos decirlo que con este término, creo que desarrollé una especie de madurez escénica que no tengo y que no puedo clasificar en escena. La personaje era un poco maléfica, densa, el texto era incluso sarcástico y descubrí maneras de hacerlo sarcástico sin ser demasiado obvio, como si hubiese habido una especie de humanización y, por tanto, cómo uno con una cierta humanidad puede ser tan mala? Y eso es lo que he descubierto, cómo hacer que este texto pueda parecer claro, sin que sea evidente a través de la representación. Descubrí a nivel de interpretación cosas importantes en relación al texto, a saber ganar un peso y una forma que se desenfocada.

Ahora, hablemos del proyecto que tiene para el teastro Carnide. Eras la directora artística y hace algún tiempo de este espacio y cuál es su visión en un futuro cercano?
SA: Lo que intento para el teatro Carnide es que consiga un espacio de tejido cultural portugués, que lo haga identificarse con la compañia, una forma y una gestión artística concreta, que sea fácilmente identificable y que sea importante para una estructura teatral. Como frucionista de la cultura, reconozco como espectadora que encontraré estas respuestas, ideas o estéticas, incluso si la compañia puede hacer un programa de acogida, sin importar que, este teatro tiene su propio lenguaje escénico y creo que esto es importante. Por otra parte, era bueno que el Teatro Carnide pudiera ampliar aún más, tenemos un servicio educativo muy amplio, damos clases a niños, jóvenes y adultos y tenemos una serie de obras comunitarias en varios distritos de Lisboa. Trabajamos en diversas capacidades desde el punto de vista de las prácticas artísticas y la ciudadanía, y me gustaría que se nos reconociera en unos pocos años del trabajo que hemos desarrollado junto con nuevos públicos, de grupos emergentes en otras formaciones y de la comunidad en general donde trabajamos. Es mi visión y creo que hemos sido capaces de dar respuestas positivas por esta idea de crear de manera emergente, dando espacio a nuevos creadores, es muy importante desde el punto de vista cultural y de lo que estoy hablando para todas las compañias de teatro. Trabajamos con pocos recursos, pero muchas demandas y creo que eso hace que los objetos artísticos mismos tengan valor en mi visión gigante. Tenemos excelentes creativos, escenógrafos, figurinistas y actores, en Portugal existe una red cultural que siempre está creando con poco y escaso apoyo que hay en este momento. Tengo la intención de que el teatro Carnide tenga más recursos, más apoyo que el ya disponible para apoyar a los nuevos creadores.

Y ya que tienes este aspecto educativo, te das cuenta de que las nuevas generaciones están interesados en el teatro?
SA: Creo que de hecho, en mi época de adolescente había más demanda y menos oferta. Hoy en día todo está disponible después tenemos una tendencia a minimizar porque se vuelve más común y hay mucha oferta incluso ahora y los adolescentes que buscan el teatro son los que ya estaban sensibilizados, los que de alguna manera buscan una experiencia, unos para lo largo y otros una dinámica artística más intensa. Hay un interés por parte de los jóvenes que tubierõn un taller o un profesor que estaba más disponible y atento para dar estímulos creativos a los estudiantes, o escuelas que van regularmente al teatro, exposiciones o incluso viajes de estudio cultural, si esto no sucede, los jóvenes no nos buscan. Puedo hablar, por ejemplo, en el caso de los adolescentes en el teatro que observan otras reacciones artísticas, otras áreas de la experiencia para comprender mejor su papel en el teatro y la sociedad en general. El teatro logra reunir todas las demás áreas artísticas, desde la danza, la música, la pintura y la escultura. Creo que a los jóvenes les gusta, pero necesitan un maestro, un monitor, una escuela o una familia para estimularlos a mostrarles lo que su país tiene en términos de oferta.

Y el resto del público? Tienes una oferta estética muy específica en el Teatro Carnide, notas esta especificidad o no?
SA: Sí, ya puedes ver un público específico que verá las producciones del Teatro Carnide. Aunque, tenemos cuidado de no invitar a un solo director por temporada, uno soy yo que dirijo, pero las otras obras son muy diferentes de mí, a pesar de que hay un lenguaje de la dramaturgia que se basa. Así que la gente sabe que van a ver espectáculos que abren muchas puertas para la interpretación. En el teatro Carnide al principio el público es consciente de que no verá una obra cerrada, con principio, medio y final, no es nuestra práctica para hacer esto y ya reconocemos a las personas que vienen regularmente los espectáculos.

Y crees que al público portugués le gusta el teatro en general?
SA: Creo que hay mucho respeto por parte del público portugués. Creo que les gusta, porque quien viene a ver el teatro, lo aprecia y qué quiero decir con él? Independientemente de si las lenguas son diferentes a las personas les gusta ver el teatro, aunque sea por la sensación de respirar algo vivo, creo que es un momento único. Los espectadores de teatro, en esencia, más que buscar un idioma están en busca de esta gran experiencia muy simple de ver algo que se está haciendo por mí y estoy presenciando ese momento. Por otro lado, hay espectadores que pueden no gustarle cierto lenguaje teatral, pero reconocen la calidad escénica que se está desarrollando.

Por qué hay muy pocas directoras en los teatros portugueses?
SA: Incluso creo que hay muchas incluso, por lo general son poco divulgadas que es una pena.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

FaLang translation system by Faboba

Podcast

Eventos

loading...